Busque en este sitio web:


Para más opciones de búsqueda


Novedades

¿Quiénes somos?
Introducción y bienvenida
Acerca de Sanctus Germanus
El objetivo de este sitio web

La Gran Hermandad de la Luz
Sobre el Amanuense
La Fundación Sanctus Germanus

Galería de fotos

Enseñanzas
Mensajes de actualidad
Enseñanzas esotéricas de la Hermandad
Contraparte feminina
Libros pertinentes
Formación esotérica y mística
Autosuficiencia - (en inglés)
Invocación y meditación
Contacto con el alma
Posesión por una entidad
THO

Presentaciones
Conferencias
Conversaciones esotéricas
Videos de conferencias y discusiones - (en inglés)
Webinars

Servicios
Perspectivas astrológicas
Proyecto de educación de la nueva raza
Sembrando en la conciencia global
Curación telepática


Contáctenos
Preguntas y respuestas
Contáctenos
Perspectivas humorísticas

Boletín (en inglés)

La librería Sanctus Germanus

 


Email Newsletter

 

idiomas
Inglés Español

 

 



Books of Interest

Teachings of the Great Brotherhood of Light by the Masters Kuthumi and Morya

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 1 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 2 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 3 by the Amanuensis

 

www.sanctusgermanus books.com

Una narración personal de entrenamiento como médium

Páginas
1 2 3 4 5 6 7 8 9

Comienza mi verdadero entrenamiento

El médium logro darme cita para otra lectura. Mientras preparábamos nuestras mentes para la sesión, le pedí al médium que me ayudara a identificar a los otros guías, ya que sentía que un grupo de ellos estaba alrededor de mí. Inmediatamente un ser se identificó a sí mismo como Justin Moreward Haig. Justin Moreward Haig era el seudónimo de un adepto inglés descrito en una serie de tres libros titulados, El iniciado, El iniciado en el nuevo mundo, y El iniciado en el ciclo oscuro , escritos por un compositor inglés e iniciado en lo oculto, Cyril Scott. Scott dio detalles de su verdadera experiencia con Justin Moreward Haig, su maestro, a comienzos del siglo pasado. Él dice que Haig tenía la apariencia de un caballero inglés ordinario, no obstante traía con él toda la sabiduría y el poder de un maestro avanzado.

Justin Moreward Haig pidió al médium en trance de ceder su cuerpo y en cuestión de segundos me entregó un mensaje. Él reveló que había sido enviado por el gran y santo Maestro Sanctus Germanus para que me hablara acerca de la telepatía y de la importancia que tendría en el futuro. Aquí transcribo lo que dijo:

La telepatía. La vía del futuro. Es en el pensamiento que todo comienza. Este simple punto es muy mal comprendido y enormemente subestimado. El punto en sí es muy potente, y, acordarse de esto, a pesar de que pueda perecer innecesario, es una gran inversión de nuestra atención, tiempo y energía. Hablo de los componentes básicos de la creación, y hablo del pensamiento como eso que antecede todas las cosas. Repito, es una de esas cosas que se dicen sin pensar, "Ah, no es necesario decirlo, se entiende".

Pero nosotros, que rendimos culto a los grandes Budas, los vemos contemplando esta simple verdad. Verás, hay un misterio aquí. Lo que se percibe como simple con frecuencia es lo más profundo. Cuando digo entonces que todas las cosas comienzan con el pensamiento, hablo de creación de principio a fin. Las ropas que vistes alguna vez fueron un pensamiento en la mente de un diseñador. Ahora ellas adornan tus formas. El estar tú aquí este día fue un pensamiento en la mente de tu Maestro, transmitido a ti, tú obedientemente seguiste la señal. El automóvil en el que llegaste fue un pensamiento en su origen y fue, por supuesto, un pensamiento el que lo pintó de rojo.

Hay mucho que quisiera decir acerca del pensamiento, pero yace aquí. Sea lo que sea que quieras lograr, primero piensa en eso específicamente como sólo un pensamiento. Verás, en esto hay confusión. Primero, debe ser visto como lo que es, una forma de pensamiento, y sólo entonces, una vez que el pensamiento está claro, pueden los átomos saber cómo proceder para construir las moléculas de materia alrededor de la forma de pensamiento. Así que, como ves, el pensamiento mismo debe estar intacto, claro y tan definido como uno pueda hacerlo. Los pocos obstáculos que pueden surgir, llegarán porque lo que se ha intentado no ha sido pensado claramente. No tan claramente como debería. Deja que todas las cosas, entonces, sean vistas por lo que son --- pensamientos, pensamientos, pensamientos. Este cuarto fue un pensamiento en la mente de un arquitecto y ahora estamos sentados dentro de él. Esta grabadora fue un pensamiento en la mente de un inventor y ahora graba los sonidos que surgen de esta garganta.

Hay un pensamiento de que lograrás una posición en este mundo que traerá oportunidades para otras personas. No es más que un pensamiento. Y no obstante, surge de la mente de tu Maestro y así sucederá.

Fue un pensamiento en la misma mente del Maestro  que sugirió que viniera aquí y que hablara del pensamiento en lo absoluto, y así lo he hecho. Es un pensamiento la causa de cada bendición que alguna vez hayas conocido, de cada milagro que alguna vez hayas oído. Ahora te dejo jugar con tus pensamientos y especialmente esos pensamientos que todavía no has contemplado.

Él también me reveló que yo estaba siendo "observado con benevolencia" o visto por "aquellos que están en este planeta pero que no son de este planeta".  He aquí sus palabras:

Tal vez también sea verdad que estás en contacto con aquellos que están en este planeta pero que no son de este planeta. Y así ves como hermanos y hermanas mayores que aparecen como humanos, están guiando donde pueden. Y ellos ciertamente saben quien eres tú. No estoy hablando misteriosamente cuando digo que estás siendo observado, sino de la forma más benevolente. Que has conversado con un ser, que puedes decir que ciertamente es extraterrestre pero con apariencia humana y que estás en la etapa de planeación de proyectos que te pondrán en contacto con más seres semejantes. Pasará algún tiempo antes de que te revelen sus identidades pero puedes sospechar quiénes son. Todo está formándose conjuntamente.

A primera vista, el mensaje de Justin parecía bastante simple, sin embargo, dentro de éste había otros mensajes que eventualmente descifraría por un período de un año. Nunca me canso de leer este mensaje, porque cada vez que lo hago descubro cosas nuevas importantes.

Lo menos que puedo decir, después de escuchar el fin del discurso, es que este mensaje me ha desorientado. No soy un observador de ovnis y es verdad que pensaba que ET era una buena película. Pero ser observado por extraterrestres (ET) no era lo que esperaba. No obstante, el tono benevolente de Haig era inspirador. Sería casi un año después que encontraría a uno de estos ETs en un día  invernal en Canadá.

En el mensaje acerca de la telepatía, Justin Moreward Haig me dio una contraseña para que la usara cuando necesitara estar en contacto con él y con el propósito de dictarme mensajes periódicamente para desarrollar mis facultades de clariaudiencia. Citó al Maestro Djwal Khul, "La transferencia de pensamiento entre dos personas es llamada telepatía mental, la transferencia de pensamiento entre un encarnado y un espíritu es llamada clariaudiencia".

Nunca había oído de Justin Moreward Haig, así que salí de la cita con el médium decidido a conseguir los libros de Cyril Scott.

De regreso a mi hotel, busqué en Internet y encontré los tres libros listados en Amazon.com. Genial, pero tendría que esperar semanas para la entrega ya que eran "inusuales". ¡Estaba tan motivado que quería leerlos ya! Llamé a las librerías de segunda mando en Hawai pero sin éxito. Una librería no contestó así que me dije que iría a verla.
 
Al día siguiente pasé por esa librería de segunda mano y la encontré abierta. Era una librería de la Nueva Era y no tenía horarios regulares. Entré. Estaba escasamente surtida de libros de metafísica tanto nuevos como usados. Le pregunté a la propietaria si tenía libros de Cyril Scott y se hizo para atrás y me miró con curiosidad. Tomó los tres libros de su escritorio. "Acabo de poner estos tres libros aparte para leerlos, pero puede tenerlos".

Estaba estupefacto. Vi los libros y no eran las mismas ediciones ofrecidas en Amazon.com, sino las del editor original de Inglaterra de la década de 1930. ¿Cuál era la probabilidad de encontrar esas ediciones inglesas en Hawai? Casi ninguna. Abracé los tres preciosos libros y los leí con avidez durante todo el regreso a Canadá.

Unos cuantos meses después durante otro viaje por Hawai, mencioné este incidente al médium. Se rió y entonces Justin Moreward Haig intervino de nuevo y dijo, "Si hubiera pensado que fallaríamos en nuestro intento para que obtuvieras los libros, no lo habríamos intentado. Felicidades por seguir tu intuición".

Más entrenamiento sistemático

Justin Moreward Haig sugirió que estudiara algunas de las enseñanzas del Maestro Djwal Khul que Alice A. Bailey canalizó por un período de cuarenta años. Él también me recordó que yo, mientras estaba en espíritu entre las encarnaciones, había observado el proceso de canalización en el Tibet y por lo tanto descubriría una afinidad con esas enseñanzas.

Adquirí la colección completa de veinticuatro volúmenes de las obras de Alice A. Bailey de Lucis Trust, el actual custodio de las publicaciones de la Sra. Bailey. Después de examinar rápidamente estos volúmenes, me convencí de su validez y solidez. Entonces me inscribí a la Escuela Arcana, a un curso de formación por correspondencia administrado por Lucis Trust.

Durante un año, no solamente absorbí las enseñanzas de Djwal Khul, sino que aprendí técnicas de meditación más profundas tomadas del Raja Yoga. La Escuela Arcana me enseñó cómo construir el antakarana, ese cordón de luz que me unía mental y físicamente con la Jerarquía Espiritual.

Por casi un año, seguí este emocionante, pero con frecuencia solitario estudio de la Sabiduría Eterna. A veces estudiaba demasiado, lo cual sobreestimulaba mi mente hasta el punto que sufría de intensas migrañas. Con el tiempo, aprendí a dosificar mes esfuerzos para poder tener un sueño reparador.

Leía insaciablemente todo lo que podía encontrar sobre la Sabiduría Eterna. Profundicé en la literatura teosófica, otro increíble banco de sabiduría. Busqué ediciones ya no publicadas, a veces pagando ultrajantes precios por ellos o conformándome con una versión fotocopiada. Frecuentaba librerías de segunda mano. A veces me llegaba un correo electrónico del médium recomendándome otro título poco conocido. Después me deseaba suerte para encontrarlo. Pero de alguna forma los Maestros siempre me guiaban a ellos.

Entre mis obras favoritas están Los Maestros de la sabiduría por Charles Leadbeater; Hermano del tercer grado por Will Garvey; todos los libros de Ruth Montgomery; Los muertos están vivos, Percibe la vida, Más allá de la grandeza por William Pelley; y Espejismo - Glamour, Telepatía y el vehículo etérico, y Tratado sobre Magia Blanca por Alice A. Bailey.

También descubrí una brecha en los nuevos escritos sobre la Sabiduría Eterna de finales de 1960 y 1970 en adelante. Algunas organizaciones surgieron durante este período e intentaban continuar la tradición de informar a la humanidad sobre la Sabiduría Eterna pero fallaron, como descubrí, debido a la locura, al mercantilismo o la megalomanía.

 

Páginas
1 2 3 4 5 6 7 8 9

Vuelva a la Cumbre

 


Sanctus Germanus Libros

Principal página

Comunícase con Nosotros

©2007 El sitio web entero es protegido bajo la Ley canadiense de Derecho de autor de 1985 y todas revisiones después
y la Convención de Berna. Bien en todo el mundo reservado por la Fundación Sanctus Germanus.