Busque en este sitio web:


Para más opciones de búsqueda


Novedades

¿Quiénes somos?
Introducción y bienvenida
Acerca de Sanctus Germanus
El objetivo de este sitio web

La Gran Hermandad de la Luz
Sobre el Amanuense
La Fundación Sanctus Germanus

Galería de fotos

Enseñanzas
Mensajes de actualidad
Enseñanzas esotéricas de la Hermandad
Contraparte feminina
Libros pertinentes
Formación esotérica y mística
Autosuficiencia - (en inglés)
Invocación y meditación
Contacto con el alma
Posesión por una entidad
THO

Presentaciones
Conferencias
Conversaciones esotéricas
Videos de conferencias y discusiones - (en inglés)
Webinars

Servicios
Perspectivas astrológicas
Proyecto de educación de la nueva raza
Sembrando en la conciencia global
Curación telepática


Contáctenos
Preguntas y respuestas
Contáctenos
Perspectivas humorísticas

Boletín (en inglés)

La librería Sanctus Germanus

 


Email Newsletter

 

idiomas
Inglés Español

 

 



Books of Interest

Teachings of the Great Brotherhood of Light by the Masters Kuthumi and Morya

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 1 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 2 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 3 by the Amanuensis

 

www.sanctusgermanus books.com

Una narración personal de entrenamiento como médium

Páginas
1 2 3 4 5 6 7 8 9

El año 2004: año de retos y obstáculos

Después de mi eufórica experiencia en Darjeeling, fui sometido a unas serias pruebas de discernimiento y resistencia espiritual durante el 2004. Algunos periodos fueron tan duros que casi abandoné más de una vez. Fue un año de engaño, traición, decepción, desilusión, pérdidas y artimañas - el tortuoso sendero de iniciación que algunos experimentan para así adquirir una idea más realista del estado de la espiritualidad en el mundo actual.

Fenómenos

A mi regreso de Darjeeling, profundicé más mi relación con el médium trans-físico que había conocido en Hawai, uno que había producido los fenómenos (materialización de gemas y metales preciosos) y había establecido, por medio de sesiones de espiritismo, comunicación directa con el mundo de los espíritus. Estas comunicaciones se manifestaron por medio de las cuerdas vocales ectoplasmáticas en una trompeta diseñada especialmente para este tipo de sesión. Después de organizar varias sesiones privadas y públicas, me di cuenta que los "espíritus" que se manifestaban no eran los Maestros, como ellos reclamaban ser, sino entidades astrales de bajo nivel que estaban determinadas en desviar la Fundación de su misión, gracias a esquemas financieros ridículos diseñados para enriquecer el médium y ayudarlo a adquirir fama.

Decidí romper mi asociación con este médium y los espíritus que trabajaban con él. Como resultado, fui amenazado de muerte, el médium y su esposa me amenazaron con un pleito legal, y su hijastro, un apasionado de la tecnología, lanzó una campaña de virus para atacar nuestro sistema informático durante un mes. Fui sujeto a ataques astrales por múltiples entidades por la noche, ya que el médium podía viajar astralmente y presentar su cuerpo astral en mi dormitorio para atormentarme. Mientras más me amenazaban, más me convencía que había hecho lo correcto. Después de varias noches sin sueño, pude reunir las fuerzas de la luz de mi lado, con la ayuda de los Maestros, y así prohibir su entrada en mi hogar. Aunque el médium al fin cesó sus ataques personales contra mi persona, sus asociados astrales continúan hasta el día de hoy tratando de penetrar en la Fundación, mayormente a través de individuos que se embelesan con sus propias habilidades psíquicas y son abiertos a influencias astrales.

Producir fenómenos tenía su lugar durante el siglo 19 cuando el mundo occidental estaba paralizado con el miedo a la muerte. Las apariciones y fenómenos durante una sesión espiritista permitían a la Jerarquía Espiritual demostrar al mundo que sí existía la vida después de la muerte. Los fenómenos eran une fuerte evidencia de la continuación de la existencia después de la muerte. Pero hoy en día, producir fenómenos más bien evoca una distracción emocional en los espectadores en lugar de fomentar pensamientos contemplativos profundos que son necesarios para el desarrollo espiritual.

Aprendí una lección invaluable de esta experiencia, y al principio, admito que estaba fascinado con los fenómenos donde monedas y piedras preciosas surgían del labio inferior del médium. Y además, hablar a una voz que sale de una trompeta suspendida en el aire, que pretende ser un Maestro, puede ser convincente y a la vez engañoso. Pero producir fenómenos, por más impresionantes que sean, no se pueden igualar a los propósitos divinos. No hay nada especialmente espiritual en esta habilidad, excepto comprobar la comunicación con entidades astrales de nivel inferior. Los ataques que siguieron después de mi ruptura con el médium también muestran el lado oscuro e insidioso de esta habilidad y la facilidad de utilizarla para la magia negra.

Los fenómenos jugarán un papel en nuestras vidas en el futuro, cuando la humanidad aprenderá a producir fenómenos para suplir sus necesidades. Esta habilidad emergerá como resultado de un desarrollo espiritual avanzado. Por más engañosa que había sido esta experiencia, me convenció que los fenómenos son posibles y que la alquimia de antaño todavía sigue viva.

Un encuentro extraño

Los ataques astrales y de virus informáticos me dejaron sintiéndome un tanto desanimado. Estaba en un estado pensativo preguntándome si mi vida al servicio de la Jerarquía se encaminaba en la dirección correcta.

Una noche decidí reunirme con algunas amistades en un café y de ahí salir a cenar. Después de pasar un tiempo en el café, decidimos caminar al restaurante italiano más cercano. Estaba caminando y hablando con mi amigo cuando vi un perrito blanco sujeto a una correa con su dueño que caminaban en la dirección opuesta. El perrito era blanco puro, por lo cual me llamó la atención. Alcé la vista a su dueño y vi un hombre medio raro, tez oscura, casi azulosa, vestido inmaculadamente en una túnica hindú blanca. La blancura de su vestuario y del perro era impresionante. Los dos hacían juego. El hombre me dio una mirada rara, lo suficiente para que al cruzarnos hubiera un cierto reconocimiento entre nosotros.

Continué caminando, hablando con mi amigo hasta que llegamos al cruce de la calle. Mientras esperábamos el cambio del semáforo, ¡vi al mismo hombre y su perro blanco en el lado opuesto del cruce! ¿Cómo llegó allí? Lo había visto hacía solamente tres minutos pasándome por al lado. El semáforo cambió, y otra vez nos pasamos. Si embargo, esta vez me miró de manera tan fija que me detuve para verlo cruzar la calle. Entonces ¡Puf! él y su perrito desaparecieron.

No estoy seguro del significado de este encuentro extraño. Fue semejante al que tuve en el restaurante en Hawai. No sé si este hombre era un Maestro disfrazado o quizás uno de los benévolos extraterrestres con quienes yo estaría en contacto en el futuro. Pero juzgando por el color oscuro y azuloso de su tez, supongo que era un ET. 

Este encuentro extraño tuvo el efecto de reponerme de mi estado de desánimo. Me recordó que había una presencia alrededor de mi y que quizás no estaba tan descarrilado como yo me había imaginado.

Otro encuentro

Al romper con el médium, tuve que cancelar algunas sesiones de espiritismo que estaban programadas en Europa. Tomé el avión y fui a Noruega a reunirme con los organizadores de la sesión de espiritismo y  explicarles mi posición sobre el tema. Mayormente comprendieron y aceptaron mi punto de vista.

Mientras estaba en Noruega, decidí tomar un crucero para ver los fiordos y  visitar el círculo polar ártico. Reservé una cabina en un barco que zarpaba del pueblo costanero de Bergen. Pensaba tomar un tren hasta el barco; sin embargo, uno de los estudiantes de la Fundación se ofreció a llevarme, ya que hacía muchos años que él no visitaba esta región.

El paisaje hacia nuestro destino era espectacular, pero nos estábamos retrasando. Calculamos que si teníamos suerte de no encontrarnos con mucho tráfico, podríamos llegar justo a tiempo a Bergen para la partida del barco. Empezó a llover, después a caer aguanieve, y las carreteras se pusieron más y más difíciles de transitar y parecía más y más problemático el hecho de llegar a tiempo al barco.

Llegamos a Bergen con quince o veinte minutos de adelanto, pero mi amigo no sabía donde estaba atracado el barco. Se nos acababa el tiempo, llovía fuertemente y estaba oscureciendo. Estábamos perdidos. De pronto un auto de policía se nos acercó y nos gestionó a parar. El policía se acercó al conductor y le enumeró todas las infracciones que mi amigo había cometido. Mi amigo le explicó lo que estábamos buscando y que efectivamente estábamos perdidos.

Hablaron en noruego, y aunque no entendí ni una palabra, pude percibir lo que estaba pasado. El policía bajó la cabeza para echarme una mirada y luego le dijo algo a mi amigo.

Mi amigo me dijo «El policía me dijo que lo siguiera. Nos va a escoltar al puerto.»

También comentó que había algo raro en este encuentro. Usualmente los policías en Noruega trabajan de a dos, ya que uno sirve de testigo. Este policía estaba solo. Además, no comprendía porqué no le pidió su licencia de conducir o sus papeles de identificación.

De todos modos, como si fuéramos personajes muy importantes, atravesamos el tráfico siguiendo el carro de policía hasta el puerto. Al llegar al puerto, obviamente habíamos perdido el barco. Los empleados del muelle estaban limpiando y cerrando el muelle. El policía brincó de su carro y fue a hablarles. Entonces se acercó al lado del pasajero de nuestro carro para hablarle a mi amigo. Yo bajé la ventanilla y lo miré fijamente mientras hablaba en noruego con mi amigo. De pronto, noté que su cara comenzó a cambiar y al concentrarme más en su cara, apareció la clásica cara del Conde de Saint Germain, la cual permaneció hasta que terminó de hablar. En ese instante me di cuenta de quién era.

El policía nos recomendó tomar el barco en la próxima parada y nos sugirió el camino apropiado para llegar al sitio. El policía nos prestó su bolígrafo para escribir las instrucciones, entonces se subió a su carro para escoltarnos a la salida del pueblo. Lo seguimos a las afueras de Bergen, y al llegar destelló sus luces y nos dijo adiós con la mano.

Yo le dije a mi amigo « ¿Te das cuenta de quién era? »

« No. »

« Era Saint Germain. »

« Y todavía tengo su bolígrafo.» Dijo mi amigo « ¡Un gran recuerdo de este viaje!»

Se establece la Fundación

Al volver a Montreal, los documentos habían pasado por el gobierno y La Fundación Sanctus Germanus fue oficialmente establecida en el mes de mayo del 2004 con el cometido de promover la liberación del alma a través de la educación, la meditación y la curación. El registro del gobierno tomó cinco meses para completarse, tiempo durante el cual los documentos fueron misteriosamente traspapelados durante el procedimiento burocrático. Más tarde me di cuenta porqué: el retraso me dio la oportunidad de eliminar al médium trans-físico de la lista de co-fundadores. A la hora en que el gobierno encontró los documentos perdidos, pude enmendar los documentos para incluir a los que realmente querían servir.

Separando las cizañas del trigo

Desde su creación, la Fundación ha sido el blanco de ataques del plano astral.

Un flujo continuo de personas pasaron por ella - psíquicos, médiums, chamanes, kahunas, indios curanderos, sanadores espirituales, terapeutas, psicólogos, practicantes de yoga, y otros - todos con sus propias agendas egoístas, esperando beneficiarse de alguna forma a través de la Fundación. Muchos reclamaban ser mandados por los Maestros, pero venían en realidad solamente para hacer más dinero, buscar empleo para sí mismos o su pareja, buscando una pareja de inclinación espiritual, o hacer su propia publicidad, aumentando credenciales profesionales, buscando una oficina, buscando un espacio para hacer yoga, imponiendo sus enseñanzas espirituales, etc. Un caballero que afirmaba ser un descendiente directo de Saint Germain y que vivía bajo el patrocinio de una familia real europea quería un nuevo patrocinador, nosotros. Varios querían que nosotros los patrocináramos para que puedan inmigrar a Canadá, y la lista continúa. Pero resultó que, al yo descubrir su verdadera intención y revelársela, por lo usual desaparecían.

Algunas de estas personas se acercaron a la Fundación bajo la apariencia de buscadores de la verdad. Algunos hasta se vestían como tales, envueltos en turbantes o vestuarios de apariencia hindú. Otros buscaban ver fenómenos. Algunas organizaciones disimulaban ser espirituales. Para mi asombro, estas organizaciones frecuentemente adoptaban enseñanzas completamente distorsionadas, inspiradas de la Sabiduría Antigua. Algunas abiertamente descartaban la Sabiduría Antigua a favor de nuevas enseñanzas. ¡Una organización continúa ofreciendo un fin de semana de iniciación para propulsar a la gente en el sendero acelerado hacia la ascensión!

En una ocasión me encontré obligado a depurar la Fundación de todos los miembros fundadores, al desenmascarar sus verdaderas intenciones. Más de una vez me quedé sólo entre las cuatro paredes del centro.

El edificio, una casa del comienzo del siglo, tenía muchos problemas de plomería que surgieron después de firmar el contrato de arrendamiento. Goteos de agua causaron el crecimiento de moho en las paredes, un ambiente muy insalubre para la curación espiritual. El colmo fue cuando dos estudiantes universitarios y su padre se mudaron al apartamento debajo de nuestras oficinas. Trajeron un aparato de música diseñado para discotecas y a pesar de muchas súplicas de silencio, el ruido que generaron nos impedía ofrecer las clases, consultas o sesiones de meditación. En la primavera del 2005, nos vimos obligados a mudar la Fundación a un edificio de oficinas, donde hemos sido bendecidos con paz y tranquilidad hasta el día de hoy.

Con cada contacto, aprendí más sobre el discernimiento espiritual, primordialmente cómo descifrar las intenciones de un individuo en una sola sesión. Mi formación empresarial me facilita una cierta franqueza en llamar las cosas por su nombre. Ahora no vacilo en exponer abiertamente los planes escondidas de la persona en frente de mí. Es mejor clarificar las intenciones desde el principio que darse cuenta más tarde, cuando las cosas ya siguen su curso.

Creo que hice más enemigos durante los primeros nueve meses del 2004 que durante toda mi vida. Pero me di cuenta que cada incursión fue una prueba diseñada a desviarme del Sendero y sabotear la misión de la Fundación. Y aún si yo creyera sus zalamerías o me involucraba sin querer en un asunto en contra de los intereses de la Fundación, mi Maestro El Morya me aconsejaba confrontar el problema. Aunque intentaba resolver el problema de manera suave, la forma directa siempre daba el mejor resultado. Un miembro insistía que ella estaba canalizando a Saint Germain, pero sus mensajes siempre resultaban ser contrarios a los intereses de la Fundación. Al final, tuve que pedirle que se fuera. El Morya también me advirtió con anticipación que el sitio web de la Fundación sería un blanco principal de sabotaje, y efectivamente hubo varios que han pasado por las puertas de la Fundación tratando de obtener acceso al sitio web. Cuando rehusé, se volvieron en contra la Fundación.

Esto no quiere decir que los verdaderos buscadores de la verdad no se han acercado a la Fundación. Muchos seres sinceros y cometidos al servicio desinteresado forman parte actualmente de la Fundación.  Y estos han permanecido con la Fundación a través de todas sus aflicciones y tribulaciones y han crecido espiritualmente como consecuencia de este servicio. Gradualmente, la bola de nieve esta ganando impulso y fuerza.

Después de estos inicios turbulentos, las incursiones se redujeron enormemente, pero aun así no puedo estar con la guardia baja. El 2006 fue sorprendentemente tranquilo, con un sólo intento de intromisión, pero de gran importancia. Los que se acercan a la Fundación hoy día son mayormente sinceros en su búsqueda. Esto es prueba que el torrente inicial fue una prueba que me ha hecho más sabio. El 2004 fue literalmente el equivalente de una iniciación de fraternidad colegial en el así llamado movimiento espiritual.

Traiciones personales

Mientras continuaban mis dificultades con la creación de la Fundación, mis parientes cercanos comenzaban a impacientarse conmigo. Cuando reduje mis acostumbrados viajes a Hawai para bregar con los problemas de la Fundación, un pariente muy cercano me traicionó al desheredarme y difundir rumores malintencionados sobre mí en mi familia extensa. Unos meses más tarde, mi padre me renegó en su lecho de muerte por razones que aún desconozco. Una vez más, fui desheredado.

Además, conocidos o amigos cercanos empezaron a distanciarse de mí sin razón aparente excepto lo que más tarde percibí como una mayor diferencia en vibraciones.

Les conté sobre mi horrible año, no para solicitar simpatía del lector sino para ilustrar que el sendero de un iniciado no es un juego de niños. Es un camino espinoso de curvas peligrosas, salpicado con momentos de euforia cuando uno roza suavemente lo divino. No obstante, visto desde la perspectiva del sendero de iniciación individual, el manejo de estas dificultades y malentendidos, que aparentan ser insuperables en el momento, son partes integrantes del proceso por el cual uno debe pasar para mantenerse en el sendero espiritual. Viejas amistades y familiares se alejan lentamente, pero nuevos amigos cuyos lazos datan de muchas vidas atrás llegan a tu vida, y la recompensa de la amistad adquiere un significado totalmente diferente.

Aprendiendo a canalizar

A medida que el 2004 avanzaba, empecé añorar tener otro contacto con el venerable Sir Arthur Conan-Doyle. De alguna forma durante toda esta agitación, me había enfocado tanto en sesiones espiritistas y fenómenos que había perdido contacto con él. Mientras estaba en la ducha una noche, me quedé mirando fijamente la toalla que estaba colgada frente a mí, cuando de pronto apareció la cara de Sir Arthur. « ¿Aún te acuerdas de mí? » me preguntó. « ¿No he tocado más de una vez? » continuó, refiriéndose, me imagino, a mi obsesión con fenómenos durante el cual lo había bloqueado de mi consciencia. Estaba tan contento de verlo de nuevo y le pedí disculpas mil veces por mi negligencia.

Él y su comité estaban listos para reanudar mi entrenamiento. Esta vez era entrenamiento en una nueva técnica de canalización. No estaba destinado a convertirme en un médium de trance profundo, como lo había explicado hace dos años atrás. En vez de esto, he optado por canalizar al modo del amanuense consciente como Alice A. Bailey (quien dicho sea de paso odiaba a los psíquicos y médium aunque ella misma era una). Las razones por la cual la Jerarquía Espiritual prefiere la canalización consciente hoy día son: 1) la capacidad intelectual de la humanidad es superior hoy en día, 2) la Jerarquía Espiritual quiere envolver el intelecto del médium en el proceso entero de transmitir el mensaje para que el médium no sea simplemente un trapo que uno utiliza y luego tira, sino que él contribuye activamente en la transmisión del mensaje para así adquirir buen karma, y finalmente 3) para mejorar la calidad por medio de una evaluación consciente del mensaje que se está transmitiendo. En otras palabras, mientras la mente subconsciente del médium está cooperando con la transmisión del mensaje, su mente consciente puede literalmente dar un paso para atrás y tanto oír como evaluar las palabras que salen de sus propias cuerdas vocales. Esto es efectivamente una forma de desdoblamiento de la personalidad.

Acordamos reunirnos cada noche a las 9 en la quietud de mi dormitorio hasta que lograra canalizar correctamente. En cada reunión, uno de los miembros del comité tomaba turnos transmitiendo un mensaje a través de mi voz mientras yo escuchaba. Con el tiempo, pude dar acceso al mensajero a un canal de luz en mi cerebro que está conectado a mis cuerdas vocales. Podía sentarme cómodamente y escuchar mientras mi boca se movía y conscientemente escuchar el mensaje.

Mientras el mensaje se transmitía a través de mi voz, me encontraba comentando sobre lo que estaba saliendo. Me di cuenta que inmediatamente después de recibir el mensaje, podía acordarme de lo que había oído, pero no tenía una memoria perdurable del contenido del mensaje. Si no lo grabo, solamente me acuerdo de algunos puntos al próximo día. Esto se debe al hecho que la información no se generó en mi cerebro sino desde otra inteligencia.

Uso esta facultad con moderación. No canalizo públicamente excepto en ocasiones excepcionales. Grabo estas comunicaciones orales con la Jerarquía espiritual para mis escritos, cuando la Jerarquía Espiritual me está dando instrucciones específicas o cuando deseo confirmar lo que percibía por medio de clariaudencia. Hay veces que los Maestros quieren transmitir algo al público, y en esas instancias me pongo a su disposición para recibir el mensaje y luego publicarlo en nuestro sitio web. No canalizo mensajes para ganarme la vida o para cautivar a una audiencia. Esto ciertamente comprometería  la canalización. Solamente canalizo cuando los Maestros me invitan, ya que no es mi prerrogativa exigir una comunicación a un Maestro.

Consultas

Durante el 2004, empecé a recibir clientes para consultas sobre asuntos espirituales. Un flujo constante de personas respondieron, mayormente de los países de habla inglesa del mundo. Se ponían en contacto conmigo por medio de Internet, por teléfono, o en persona. Fue de esta manera que pude conocer otros sinceros buscadores de la verdad.

Para las consultas, que mayormente eran a larga distancia, tuve que depender de guías espirituales para información y asesoramiento. Muchas veces, Morya y otros maestros  intervenían, aunque no se lo pedía específicamente, sabiendo que están sobrecargados de trabajo. Sir Arthur venía de vez en cuando para ayudar.

Luego ofrecí consultas personales gratuitas a los portadores de luz que se encontraban de paso por Montreal.

Escribiendo y publicando

Los Maestros me recordaron que una de mis tareas principales era escribir y publicar once libros. Fue durante toda esta agitación que logré publicar el volumen 1 de Las Profecías de Sanctus Germanus sobre la caída de las Fuerzas Oscuras y el período de Armagedón que estamos pasando. Para escribir este libro, me apoyé en los consejos que recibí durante las conversaciones que tuve con Sir Arthur por medio del médium de trance. También trabajé por medio de clariaudencia con el adepto conocido como Justin Moreward Haig sobre la economía y los aspectos financieros del libro. Nunca hubiera imaginado hace cinco años atrás que escribiría un libro exponiendo las maquinaciones de las Fuerzas Oscuras, y acepté el reto sabiendo muy bien que había riesgos envueltos. La información fue dada a otra persona el año anterior, pero él no logró escribir nada, temiendo por su vida.

Mientras estaba escribiendo y editando el Volumen 1 de Las profecías de Sanctus Germanus, le pregunté al Maestro Justin Moreward Haig, «¿Cómo sé si lo que me dices es correcto? Si no lo es, quedaré en ridículo» contestó, «Solamente lo sabrás al pasar los acontecimientos. No puedes discutir sobre el futuro desde tu punto de vista en la tierra.»

Los acontecimientos vaticinados en el Volumen 1 efectivamente estaban sucediendo, lo que me animó a escribir el volumen 2 de Las profecías de Sanctus Germanus, el cual fue publicado en noviembre del 2006. Este volumen  trata del papel del portador de luz durante los cambios terrestres después del 2012 y la reconstrucción que proseguirá. Cubre un escenario de cambios terrestres y cómo el portador de luz puede operar para ayudar a la humanidad durante este periodo.

Pasé el verano del 2005 en las montañas Laurentinas escribiendo el primer borrador del Volumen 2. Aunque pensé que estaba más o menos terminado, intervino Saint Germain y sugirió que hiciera un viaje a la India para visitar de nuevo Darjeeling, y también Sikkim, antes de publicar el volumen 2. «Verás cómo este viaje afectará al libro.» Así que demoré la publicación hasta después del viaje.

La escritura requiere mucho tiempo y pensamiento. La mejor hora para descargar material de la Jerarquía es entre las 3 y las 5 de la mañana cuando el aire está puro y la ciudad dormida. Una vez que se revuelven las energías por el tráfico mañanero, recibir transmisiones claras se vuelve más problemático aunque no imposible. El tema del tercer libro me fue revelado más tarde. Canalicé el contenido de la misma manera, durante las tempranas horas de la mañana.

El desarrollo de la curación telepática

Cuando los ataques contra la Fundación comenzaron a disminuir, continué mi investigación sobre la curación espiritual, un tema que me había fascinado décadas atrás y que había olvidado. Había practicado la curación espiritual como miembro de la Iglesia de Cristo, Científico, también conocida como Iglesia de la Ciencia Cristiana (Christian Science Church), pero después de diez años, dejé dicha iglesia y abandoné la práctica de curación espiritual. Hubo un intervalo de quince años antes de estar expuesto de nuevo a los sanadores energéticos en el movimiento de la Nueva Era.

Silenciosamente observé a los practicantes de Reiki y de IET (Integrated Energy Therapy) y una multitud de otras modalidades para ver cuán efectivas eran. Noté que la mayoría de las curaciones eran cuentos anecdóticos del estilo “me hace sentir bien”. Mientras que las curaciones practicadas en la Iglesia de la Ciencia Cristiana, fueron presenciadas por un tercero o confirmadas por un médico practicante. Era difícil atribuir verdaderas curaciones a estos sanadores energéticos, como ellos pretendían ser. También me consternó ver lo fácil que era convertirse en un maestro Reiki - ¡tres fines de semana de curso y ni una sola prueba de curación! También me di cuenta que los practicantes libremente aplicaban Reiki a personas sin su permiso, lo que yo veo como una gran violación del libre albedrío y de la intimidad de la persona. Molesto por estas prácticas, finalmente tuve una conversación con una practicante experimentada de Reiki que me confirmó que ella tuvo que pasar por siete años intensos de práctica antes de ser llamada una maestra, y que ella tuvo que dar pruebas de sus curaciones.

Además, tomé un curso en curación esotérica adaptado de las escrituras de Curación Esotérica de Alice A. Bailey y también experimenté con otros métodos. Entonces me acordé de unas de las revelaciones que nos fue dada en el curso de la Escuela de Misterios de la Fundación: que el que eclipsó al Maestro Jesús durante su misión sobre la tierra y le dio su extraordinario poder para curar fue nada menos que el Anciano de los Días, Sanat Kumara, el Logos Planetario, y no Maitreya como muchos creen. Medité sobre este hecho y le pedí a Sanat Kumara que un método de curación espiritual me fuera enseñado parecido al método usado por Jesús.

Gradualmente, fui enseñado un método de curación telepática. Hoy día, la curación telepática requiere la visualización del paciente durante su sueño, lo que implica que debemos tener el permiso de la persona antes de aplicar la curación. No hay límite sobre la distancia a través de la cual esta curación puede ser aplicada, así que se puede enviar por todo el mundo. El cliente debe estar receptivo, preferiblemente alguien en el Camino de desarrollo espiritual aunque no siempre es necesario. El objetivo último de la curación telepática no es sanar. Es el despertar del individuo a algo que va más allá de la enfermedad física. Es un llamado de atención a la persona para comenzar a indagar seriamente en el lado espiritual de su vida. Y la consecuencia secundaria es la curación.

Mi primer cliente llegó a través del amigo del amigo de una amiga. Ella me dijo que tenía miedo. Tenía un cáncer incurable de los huesos. Yo pensé, « ¡Caramba, de verdad que me quieren retar! » Charlamos y se calmó un poco. No sé si yo estaba calmado pero proseguí enseguida. Le pedí que cerrara los ojos y se relajara mientras yo le administré la curación telepática. Vi mentalmente una figura resplandeciente descendiendo detrás de ella y poniendo sus manos sobre sus hombros. Creo que el arcángel Gabriel vino a ayudarnos. Yo necesitaba toda la ayuda que me podían dar. Abrí los ojos y vi que la mujer tenía una leve sonrisa sobre los labios. Ella dijo, « ¡Lo sentí! ¡Sentí que he sido curada! » Se fue de mi oficina regocijada, no la temerosa, deprimida persona que había llegado.

Un mes y medio después me llamó para decirme que su chequeo médico mensual confirmó que su cáncer estaba en remisión. Me dijo, «Yo sé que fue la curación que me diste.»

Todos los sanadores espirituales necesitan un buen estímulo como ese. Y esta curación me probó que el método que los Maestros me enseñaron funcionaba, aunque con un poco de ayuda. Desde ese momento, he recibido muchas peticiones de curación telepática de todas partes de los Estados Unidos y del resto del mundo, y me sorprendió muchísimo que la distancia no fuera un obstáculo. De hecho, fue más fácil para mí curar una persona que se encontraba en Hong Kong que alguien sentado frente a mí. Durante el año siguiente, documenté todas las curaciones: infecciones de los riñones, migrañas, problemas de digestión, obstrucción del colon, enfermedades del corazón, debilidad del hígado, problemas de sueño - una amplia gama de sufrimientos. Después de llegar a dominar la curación de dolencias físicas, me confronté con los problemas físicos de origen emocional. Entonces me enseñaron cómo curar, con mucho éxito, el cuerpo astral relacionado con problemas de orden psicológico.

No todos los pacientes pueden ser sanados instantáneamente. Algunos deben cumplir con un episodio kármico y sobre todo deben estar dispuestos a aceptar que energías superiores sí curan. Muchos llegan a nosotros como último recurso, naufragados del sistema médico. Y esperan nada menos que recibir una curación instantánea. Algunos tienen suerte, pero la mayoría tienen que resolver profundos problemas emocionales antes de librarse de los síntomas físicos.

Así que después de documentar tanto las curaciones físicas como las emocionales, me sentí lo suficientemente seguro como para enseñar la curación telepática a un pequeño grupo de estudiantes dedicados en el 2006. Ellos documentaron sus curaciones durante el transcurso del año y constituyeron el primer cuerpo de sanadores telepáticos.

La curación telepática ha sido desarrollada para poder suplir a la necesidad agobiante que surgirá durante el periodo de catástrofes naturales y cambios terrestres. Será usada para curaciones de las masas en el futuro. Su efectividad depende del nivel de desarrollo espiritual del sanador. Por lo tanto, al uno progresar en su desarrollo y claridad espiritual, su habilidad de curar aumenta. El vínculo es sólido y la protección del método  garantizada, ya que no funcionará si la intención del sanador no se centra totalmente en el servicio desinteresado y la claridad espiritual.

"Regreso" a Adyar, India

Para enero del 2005, el tumulto contra la Fundación se disipó, y sentí la necesidad de "revisitar" la Sociedad Teosófica en Adyar, en las afueras de Chennai (Madras), en la India.

Después de un día de descanso en Chennai tras un largo y agotador vuelo desde Canadá, fui a Adyar, un suburbio de Chennai. Me mandaron al salón principal junto a la directora de relaciones públicas. Al hacer la cita para visitar el lugar, no hice mención de mi previa encarnación, es más, no tenía ninguna intención de mencionarlo. En mi caminata al salón principal sentí escalofríos por mi espina dorsal, y la pregunta que surgía era: ¿Podría alistarse esta organización para llevar a cabo algún proyecto para la Jerarquía Espiritual durante esta era tumultuosa?

Me senté con la directora de relaciones públicas, quien comentó que yo tenía un conocimiento extraordinario de la Sociedad Teosófica sin ser miembro. Mi conocimiento lo adquirí al leer Old Diary Leaves (Hojas del viejo diario) del Coronel Olcott, y no de alguna memoria del alma.  Mientras hablábamos, casualmente hice mención de los Maestros de la Sabiduría, ya que el salón principal se llama el Hogar de los Maestros. Sin embargo, ella hablaba de los Maestros en tiempo pasado, y le pregunté sobre la comunicación actual con los Maestros. Ella se sorprendió por la pregunta y admitió que no ha habido comunicación desde la década de los 30 y que ellos creían que no era necesario. Luego hablamos de historias como el asunto de Krishnamurti y varios escándalos que no se pueden nombrar que acosaron la segunda generación de teósofos, y me di cuenta que la Sociedad Teosófica se había acobardado al suspender la comunicación con sus Maestros fundadores por miedo a provocar nuevos escándalos. Simplemente se complacían con hacer hincapié sobre el pasado, escribiendo artículos presentando la información ya dada en el pasado como si fueran nuevas investigaciones sobre la Sabiduría Antigua. También le pareció inconcebible a la directora que alguien actualmente pudiera comunicarse con los Maestros. Le pregunté cómo la Sociedad podría seguir adelante sin la orientación espiritual de los Maestros y ella contestó que no cree que sea necesario. Siendo una persona de avanzada edad de otro país, le pregunté qué le indujo venir a Adyar a trabajar para la Sociedad Teosófica. Ella contestó, « Aquí tenemos sirvientes, un chófer y un automóvil. Nos estamos envejeciendo y nos cuidan bien aquí. » ¿Necesito decir más?

Caminé alrededor de los jardines de la Sociedad Teosófica preguntándome cómo era la vida aquí cuando estaba en su apogeo. Todo se veía viejo y descuidado. Le pregunté si podía ver las habitaciones de Olcott. Ella respondió que no. No se permitía. ¿Qué tal las habitaciones de HPB? No, estaba prohibido a los visitantes. Pues vale. Entonces mencioné la casa de campo en las montañas frescas de Ooty en Ghats occidental donde se escapaba del calor del verano y se recuperaba del estrés relacionado con la administración de la Sociedad. Sus ojos se iluminaron. « ¿Cómo sabe de eso? » Le dije que había leído sobre esto en el diario de Olcott y estaba planeando visitar Ooty durante este viaje. Se le iluminaron sus ojos aun más. « La casa se vendió a alguien, pero supimos que está en venta otra vez. Que bueno sería recuperarla de nuevo para poder ir y escapar del calor. Se pone tan caluroso aquí.» Entonces se inclinó hacia mí y me preguntó en voz baja, « ¿Estaría dispuesto a comprárnosla? Usted la podría usar cuando quiera. Nosotros solamente la usaríamos cuando no esté ahí. » Me quedé anonadado y le dije que me gustaría visitar Ooty primero antes de considerar tal propuesta.

Como todas las organizaciones humanas que han cumplido con su propósito, la Sociedad Teosófica irá tirando hacia una muerte lenta al pasar esta ultima generación. Ambiciones personales han sobrepasado el altruismo de los fundadores originales. Contestando la pregunta que surgió al entrar en los predios de la Sociedad Teosófica, mi sentir es que esta organización ha llegado al final del camino y no podría adaptarse a los cambios terrestres por venir ni a la caída financiera mundial. La única razón por la cual existe todavía es porque ciertos elementos de la sociedad obtienen un beneficio personal.

Otro encuentro más

Después de mi visita a Adyar, me sentía bastante deprimido y decepcionado al ver como la organización se había desarrollado. Pero no me sorprendía, ya que un médium en los Estados Unidos me había advertido que no perdiera mi tiempo yendo ahí. Sintiéndome un poco cansado, fui a caminar buscando una farmacia. En la India, cuando un taxista de un vehículo de tres ruedas ve a un extranjero caminando por la acera, enseguida le ofrece sus servicios. Varios intentaron, pero yo los ignoré. Finalmente, otro se me acercó, pero este chofer tenía una cara cautivante y su acento era tan gracioso que decidí subirme. Le pedí que me llevara a una farmacia. Él me entendió.

Más o menos un kilómetro más lejos, llegamos al otro extremo de la calle donde se encontraba una farmacia. El chófer no podía cruzar al otro lado debido al tráfico, así que me salí y le ofrecí pagarle. Él dijo que no, que prefería esperar y luego llevarme de vuelta. Yo consentí. Así que con cautela crucé el tráfico desenfrenado y finalmente llegué al otro lado, ¡Solo para encontrarme de nuevo con el chófer y su taxi esperándome al frente de la farmacia! ¿Era una ilusión? No, era él. El tráfico todavía estaba denso y feroz. Le pregunté cómo lo hizo, pero se encogió los hombros y pretendió no entender. Entonces me sonreí. ¿Había sido esto una manera de animarme haciéndome sentir SU presencia? Me sentí mucho mejor.

Me subí al vehículo de tres ruedas otra vez y le pedí que me llevara a una tienda del Internet que estaba más adelante. Al llegar, le pagué con una propina generosa, y me preguntó si lo necesitaba para otro viaje. Yo le dije, «OK. Espere aquí.» Mientras estaba en la tienda miré a ver si todavía estaba. Había desaparecido.

Una visita a Ooty

Continué mi viaje a Ooty en el Ghats occidental. Ooty (Altitud: 900 metros) no está tal alto como Darjeeling (Alt: 2400 m), pero el aire era fresco comparado a la temperatura sofocante de Adyar y Chennai. Siendo enero, la temperatura podía descender a cero grado Celsius por la noche, y por el día era fresco pero agradable.

No pude localizar la casita donde Olcott pasó tanto tiempo. Había algunos lugares extraordinariamente hermosos, incluyendo los jardines botánicos y el jardín de rosas más grande del mundo. En el pasado, había sido una estación campestre para los burócratas coloniales británicos estacionados en el sur de la India. Aun así, sentí poca afinidad con el lugar ya que se había transformado en un pueblo ruidoso y contaminado con montones de autobuses llenos de turistas locales, taxis y trenes echando humo negro. Me fui de ahí unos cuantos días antes de la fecha planeada.

Interpretación astrológica Naadi en Chidambaram, India

En el diario de Olcott, leí que él fue a ver a un astrólogo védico Naadi en alguna parte de Tamil Nadu. Se asombró de ver cómo su vida entera estaba ya grabada sobre una hoja de palma. Uno de los gerentes del hotel de Ooty me recalcó que fuera a Vaitheeswaran Koil, cerca de Chidambaram en Tamil Nadu para obtener una interpretación auténtica de los Sastras Naadi (la astrología por hojas de palma).

Hace más de 4000 año atrás, los rishis hindúes grabaron sobre hojas de palma (son en efecto tablillas planas de palma que tienen la apariencia de un depresor de lengua) las vidas de miles de individuos que vendrían en el futuro para pedir una interpretación. Ellos grabaron estas vidas en la lengua sánscrita, y miles de estas hojas de palma están guardadas en la biblioteca en el templo en Vaitheeswaran Koil cerca de Chidambaran. Los astrólogos Naadi a través de la India han adquirido copias de estas hojas, pero no se pueden igualar a las genuinas.

 

Frente al templo, contraté a un traductor inglés, y escogimos uno de los varios astrólogos que estaban alrededor del templo. Este astrólogo era muy viejo y su vista le estaba fallando, así que dependía de un asistente joven que leía las hojas y él escuchaba para corregir cualquier inconsistencia. Primero tomaron la huella de mi dedo pulgar y el lugar, fecha y hora de mi nacimiento. El asistente salió del cuarto y volvió diez minutos después con un montón de hojas de palma atadas en un fajo. Las había tomado prestadas de la biblioteca del templo. «Hay 108 hojas de palma en este fajo que concuerdan con su huella dactilar, y una de estas corresponde a su vida. Este fajo está consagrado a las vidas de los sumos sacerdotes.»

Nunca me había considerado yo mismo como un gran sacerdote. Empezó con la primera hoja. ¿El nombre de su padre empieza con este sonido? ¿El nombre de su madre empieza con este sonido fonético? ¿Es usted el primer hijo? ¿Tiene una o dos hermanas? Etc. Finalmente, después de una docena de hojas, encontró fonéticamente el nombre de mi padre, entonces el de mi madre, luego mi posición como primer hijo varón, aunque hijo del medio en la familia. La hoja parecía iluminarse para mí y yo estaba convencido que esta hoja en particular era mi vida.

Lo que interpretó de mi vida me parecía extraordinariamente correcto. Entonces le pedí que se concentrara en el futuro. Leyó de las hojas las varias etapas y la edad que estaba pautada tener para hacer tal o cual cosa antes de mi muerte. Mucha de la información encajaba exactamente con lo que los Maestros me habían revelado. Salí de ahí preguntándome hasta qué punto nuestras vidas están determinadas antes de llegar aquí. Cómo los Rishis podían escribir sobre mi vida, que comenzó al otro lado del mundo lejos de la India, todavía hoy me asombra.

Regresé de este viaje a la India con una nueva perspectiva: ahora debo mirar hacia el futuro. Este fue un viaje para refrescar la memoria del alma de una encarnación pasada, pero lo importante es hacer algo útil de esta vida actual. El pasado era el pasado.

 

Páginas
1 2 3 4 5 6 7 8 9

Vuelva a la Cumbre

 


Sanctus Germanus Libros

Principal página

Comunícase con Nosotros

©2007 El sitio web entero es protegido bajo la Ley canadiense de Derecho de autor de 1985 y todas revisiones después
y la Convención de Berna. Bien en todo el mundo reservado por la Fundación Sanctus Germanus.