Busque en este sitio web:


Para más opciones de búsqueda


Novedades

¿Quiénes somos?
Introducción y bienvenida
Acerca de Sanctus Germanus
El objetivo de este sitio web

La Gran Hermandad de la Luz
Sobre el Amanuense
La Fundación Sanctus Germanus

Galería de fotos

Enseñanzas
Mensajes de actualidad
Enseñanzas esotéricas de la Hermandad
Contraparte feminina
Libros pertinentes
Formación esotérica y mística
Autosuficiencia - (en inglés)
Invocación y meditación
Contacto con el alma
Posesión por una entidad
THO

Presentaciones
Conferencias
Conversaciones esotéricas
Videos de conferencias y discusiones - (en inglés)
Webinars

Servicios
Perspectivas astrológicas
Proyecto de educación de la nueva raza
Sembrando en la conciencia global
Curación telepática


Contáctenos
Preguntas y respuestas
Contáctenos
Perspectivas humorísticas

Boletín (en inglés)

La librería Sanctus Germanus

 


Email Newsletter

 

idiomas
Inglés Español

 

 



Books of Interest

Teachings of the Great Brotherhood of Light by the Masters Kuthumi and Morya

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 1 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 2 by the Amanuensis

Sanctus Germanus Prophecies Vol. 3 by the Amanuensis

 

www.sanctusgermanus books.com

Una narración personal de entrenamiento como médium

Páginas
1 2 3 4 5 6 7 8 9

La finalización del volumen 2 de Las profecías de Sanctus Germanus (Pub. noviembre 2006)

Regresé a Montreal en la primavera del 2006 para preparar la tercera reunión anual de la Fundación en Chicago, después de la cual tenía planeado finalizar el segundo volumen de Las profecías de Sanctus Germanus que había comenzado a escribir el verano anterior (2005). Tuve varios meses para pensar sobre esta tarea.

Después del viaje a Sikkim y Darjeeling, me informaron de un conjunto de enseñazas que tenían que ser "descargadas". ¿Consentiría levantarme por la madrugada para tomar el dictado? ¿Por qué tan temprano por la mañana? gemí. Porque la transmisión sería más clara antes de que las energías en la ciudad se agiten. Por lo tanto, nuestras reuniones de transmisión comenzaron a las 5 a.m. cada mañana. Al principio me levantaba luchando contra todos los argumentos que me incitaban para quedarme cómodamente dormido en mi cama. Tengo que admitir que en un estado semi-dormido, la mente consciente pone menos obstáculos para la transmisión. Y no hay nada como la quietud de la hora antes del alba para la concentración total. Después de la transmisión, admito que me metía de nuevo a la cama para una siesta para aguantar el resto del día. En cuestión de una semana, las sesiones mañaneras se convirtieron en una rutina, y me di cuenta que las esperaba con ganas y como resultado me sentía más vigorizado.

Inicialmente tomé dos volúmenes de dictado a mano. Me dijeron que usara pluma, tinta y papel ya que los originales serían los auténticos dictados. Los que están familiarizados con computadoras pueden saber lo fácil que es modificar los textos archivados como también perderlos en un instante. Continúo tomando los dictados a mano y he notado que los escritos cambian según los diferentes guías. Estos dictados iniciales fueron integrados en el volumen 2 de Las profecías de Sanctus Germanus.

Para el final del verano de 2006 finalicé un borrador completo del libro, y comprendí porqué querían que volviera a Darjeeling antes de finalizarlo. Mandé el borrador a un editor en Londres y estaba preparándome para descansar cuando recibí un mensaje que sería una buena idea volver a la India. Este sería mi segundo viaje a la India en un año.

Mi viaje a Dharamsala y mi reunión con el 17º Karmapa

Felizmente, no estaba previsto que este viaje fuera uno de espinas, pero ciertamente no sabía qué esperar ni porqué estaba haciendo el viaje. Pero me vino a la mente que debía visitar primero Dharamsala, la sede del exiliado Dalai Lama, y entonces continuar a Darjeeling. Le conté a una amiga mis intenciones y ella me informó que tenía un amigo monje que quizás podía organizarme una reunión con el 17º Karmapa. Yo pensé que era poco probable ya que tal reunión usualmente se arregla con meses de adelanto. Sin embargo, valía la pena el intento.

Un par de días antes de salir para la India, recibimos un correo electrónico del monje avisándonos que había arreglado una reunión con el Karmapa. Estaba encantado.

Cuando finalmente llegué a Dharamsala, conocí al monje y me dijo que había invitado una pareja francesa y un maestro alemán para atender la reunión con nosotros, así que ahora la reunión sería una reunión de grupo. Estaba un poco decepcionado porque yo quería tener suficiente tiempo para discutir los cambios terrestres venideros con él y temía que él no tendría suficiente tiempo con todos nosotros presentes. Esa noche, me dijeron que no me preocupara. Yo tendría mi oportunidad.

 


 

El instituto de Gyuto del 17º Karmapa y su residencia en el piso superior

Llegamos al Instituto de Gyuto donde reside el Karmapa. Había dos autobuses llenos de budistas de Taiwán que también habían llegado, así que el salón de espera estaba repleto de visitantes. Me di cuenta que nunca podría hablar con el Karmapa y me resigné a simplemente formar parte de una audiencia grupal. Entonces el monje/secretario del Karmapa entró en el salón de espera, y parece que hubo un desacuerdo entre nuestro monje y el secretario. Finalmente, el secretario se acercó a la pareja francesa y al alemán y les dijo que no había tiempo suficiente para que puedan ver al Karmapa y les preguntó si podían volver en otra oportunidad. Me permitieron quedarme esperando con mi amigo.

Había tanta gente en la sala esperando la oportunidad de ponerse en la fila, que simplemente me fui para atrás y dejé que los grupos grandes vayan primero. Presumí que nos uniríamos a uno de estos grupos para la audiencia. Algunos hasta ofrecieron al monje sobres con dinero para asegurar un lugar en la fila.

Siempre al final de la cola detrás de la muchedumbre, subimos al piso superior y esperamos. Los dos grupos de Taiwán entraron al salón de audiencia uno tras el otro y se fueron. Había unas veinte otras personas esperando fuera del salón de audiencia, y yo presumí que entraríamos todos como un grupo. Cuando el segundo grupo de Taiwán salió, el secretario gestionó que nos moviéramos para el frente. Iba a seguir a un grupo pequeño que estaba delante de nosotros en el salón de audiencias cuando el secretario me dijo «Espere, siéntense por favor.»

Unos diez minutos más tarde, la puerta se abrió y el secretario nos gestionó para entrar. Yo presumí que todos los que estaban detrás de mi entrarían con nosotros, pero me sorprendí cuando el secretario solamente nos dejó entrar a nosotros dos. Iba a ser una audiencia privada como fue prometido la noche anterior.

Foto del joven 17º Karmapa como yo lo vi.

Estaba resplandeciente con poderosas energías a su alrededor. Estaba parado y me saludó poniendo una kota (una sedosa tela blanca) alrededor de mi cuello. Se sentó en una silla y su traductor se arrodilló a su lado. Nosotros nos sentamos en el piso frente a él. Le pregunté si estaba al tanto de los cambios terrestres que estaban ocurriendo ahora y en el futuro. Sí lo estaba. Teníamos diez minutos para hablar de los cambios terrestres y el papel que desempeñarán los budistas tibetanos en la crisis que se avecina. Finalmente, el secretario interrumpió esta estimulante conversación y dijo que nuestro tiempo se había terminado..

Nos paramos y nos dimos la mano. La profundidad en sus ojos es espectacular.
Al salir del salón, el Karmapa me llamó de vuelta. Se me había caído algo. Se agachó para recogerlo y dármelo. Cuando finalmente salí del salón, tuve una fuerte impresión que la Fundación estaría trabajando con él en el futuro. También me dio la impresión que aún si no fuera la reencarnación del 16º Karmapa, es una gran alma divina, sin mencionar títulos. Espero conocer al "otro" Karmapa algún día, simplemente para comparar las experiencias.

Pasé unos momentos inolvidables en el templo del Dalai Lama meditando temprano por la mañana. Además fue sorprendente ver tantas personas en el templo tan temprano por la mañana.

El tercer viaje a Darjeeling: Redescubriendo el enlace entre el budismo tibetano y el pensamiento esotérico moderno

Llegamos a Darjeeling al mismo tiempo en que un tifón barrió la costa occidental de la India y tropezó contra los Himalayas. Nunca en mi vida fui testigo de tanta lluvia cayendo del cielo, y yo he pasado por muchos tifones. La tormenta golpeó el pueblo montañoso 24 horas al día. Los ríos estaban fuera de sus cauces y todo estaba mojado y húmedo. A esto se sumó la temporada del monzón, que normalmente termina en agosto pero este año se extendió durante todo el mes de septiembre. Las últimas veces que había estado en Darjeeling, hubo una seria sequía, así que fue un contraste bastante grande.

Mi amigo Lama Tenzing, está ahora equipado con un teléfono celular, y por lo tanto es accesible de cualquier parte del mundo. Así que esta vez le dije que iba a estar en Darjeeling. Me reuní con él en el Monasterio Bhutia Busty mientras estaba celebrando una ceremonia para el sepulcro de alguien en su congregación, un joven que había fallecido en un accidente. Después que la multitud se había dispersado, subí al salón en el segundo piso para meditar.

 


Con mi amigo monje en el Monasterio en un día nubloso.
A la derecha Lama Tenzing. A la izquierda están dos jóvenes estudiantes monjes.

Esta vez pasé más tiempo estudiando los murales en las paredes y los iconos dorados que estaban alineados contra la pared. Aunque había estado en este salón muchas veces, no me había dado cuenta que era un santuario enteramente dedicado al Guru Rinpoche (“maestro precioso”) o la gran alma conocida como Padmasambhava (que significa en sánscrito nacido del loto).

 


Mural de Padmasambhava (Guru Rinpoche)
en el Monasterio Bhutia Busto

Me han hablado mucho del Guru Rinpoche mientras estaba en el templo del Dalai Lama en Dharamsala y el papel primordial que desempeñó en introducir el budismo en Tibet en el siglo siete. Él y un equipo de traductores/discípulos trajeron todos los textos budistas de la India a Tibet durante una época cuando el Budismo estaba siendo profanado en la India. Guru Rinpoche es conocido por los tibetanos como el segundo Buda, segundo después de Gautama. Es debido a sus obras que el budismo se guardó en un Tibet relativamente aislado y lo permitió desarrollarse a grandes alturas esotéricas. ¡No se cómo no me había dado cuenta del importante significado de este salón! ¿Tomó tres visitas a Darjeeling para yo darme cuenta del significado de este salón? ¿O fue este el preciso momento que yo tenía que darme cuenta?

 


Icono del Guru Rinpoche en el Monasterio Bhutia Busto

Entré en una meditación profunda, y el Maestro Morya me saludó. Si el lector se acuerda, el propósito de mi viaje original a Darjeeling era reunirme con mi Maestro El Morya quien reside en el plano etéreo encima de Darjeeling. En mi primera visita a este salón en el 2003, me di cuenta que es un portal dimensional al plano etéreo, razón por la cual mis reuniones con Morya se llevan acabo ahí y donde son posibles las transmisiones más claras. Esta vez Morya me llevó por el portal etéreo y surgimos en un ancho llano en algún lugar del Tibet etéreo rodeados de montañas majestuosas cubiertas de nieve. En el medio de este llano estaba una enorme stupa tibetana (estructura arquitectural en forma de domo) y sentados alrededor de la stupa en círculos concéntricos había miles de figuras búdicas en meditación.

 


Meditando en el salón del segundo piso dedicado a al Guru Rinpoche

«Aquí es donde vienes entre encarnaciones. Todos los que están conectados con tu Fundación serán bodhisattvas procedentes de este gran grupo de bodhisattvas. No importa su semblanza exterior, europeos, americanos, africanos, asiáticos-cualquier raza-ellos vienen de este grupo, ya que cada uno de ellos se ha dedicado a ayudar a la humanidad a pasar por los cambios futuros.»

 


Una interpretación de un artista de la visión de Bodhisattvas

Me mostró cómo los cuerpos físicos de cualquier raza salían de su encarnación para tomar su respectivo lugar entre los Bodhisattvas alrededor de la stupa. Por Bodhisattvas, nos referimos a aquellos en el Sendero quienes han logrado un estado de iluminación y teóricamente ya no tienen la necesidad de reencarnar. En vez de proseguir en su sendero espiritual, eligen regresar a la tierra para servir a la humanidad. Por lo tanto, todos aquellos que trabajan dentro de la Fundación Sanctus Germanus, y aquellos que todavía no se han unido en el trabajo de la Fundación vienen de ese grupo de bodhisattvas.

Me hizo recordar que HPB (Helena P. Blavatsky) pasó tres años en un monasterio tibetano recibiendo entrenamiento en los secretos ocultos de los grandes lamas por nadie menos que Saint Germain. Saint Germain fue meramente el personaje europeo de una de estas grandes almas búdicas. En el libro de Isabelle Cooper-Oakley Le Comte de St. Germain, menciona que Él se retiraba con frecuencia en Asia entre sus apariciones en Europa.

De pronto muchas cosas empezaron a tener sentido. Siempre me preguntaba porqué El Morya, quien le aparecía a los teósofos como un príncipe Rajput, residía en Darjeeling, una vanguardia predominante del budismo tibetano, en vez de Rajasthan. En mi primer viaje a Darjeeling, les pregunté a todos los que encontraba si ellos conocían a El Morya. Ninguno de ellos estaba familiarizado con este nombre. Esta vez les pregunté a todos si habían oído del Guru Rinpoche y sus discípulos. Pueden adivinar las respuestas.

 


Guru Rinpoche y sus Discípulos

Así que dada esta revelación le pregunté, quién es entonces el Gran Director Divino, mencionado tanto en la literatura esotérica moderna y en algunas de mis conversaciones con Sir Arthur Conan-Doyle. Morya contestó que el Guru Rinpoche o Padmasambhava es el Gran Director Divino y que los Maestros de Sabiduría quienes nosotros conocemos como Saint Germain, Kuthumi, Djwal Khul y él mismo, etc., son las encarnaciones occidentales de los 25 discípulos originales del Guru Rinpoche. Forman parte de la gran rama himalaya de los Maestros. Los budistas los conocen por otros nombres. También parece que el Gran Director Divino, o Guru Rinpoche, y la Hermandad Himalaya han sido asignados con la tarea de dirigir la batalla entre la luz y la oscuridad con su brazo derecho, el Maestro Saint Germain, su discípulo principal. Fue el Gran Director Divino quien le dio a su discípulo el nombre de Sanctus Germanus, o Santo Hermano.

Estaba conmocionado con esta información ya que nunca se había explicado tan claramente en toda la literatura oculta que yo había estudiado que había una conexión tan estrecha con los budistas tibetanos. Muchos libros han aludido a la conexión budista tibetana con el esoterismo moderno. Aún después de estudiar las obras de Alice A. Bailey, dictadas por el Tibetano Djwal Khul, no había comprendido plenamente la compleja relación del budismo tibetano con la teosofía y sus sucesores. Todavía estoy contemplando las implicaciones profundas de esta información.

Así que este fue el propósito de mi tercer viaje a Darjeeling: comprender esta importante interconexión entre el pensamiento esotérico moderno y el budismo esotérico tibetano. Como parte de la preparación para los grandes cambios por venir sobre la tierra, debe haber: 1) la fusión, de una vez y para siempre, del pensamiento esotérico oriental y occidental para que 2) el pensamiento esotérico occidental moderno pueda ganar acceso a las enseñanzas esotéricas secretas avanzadas que se han reservado para la preparación de la Nueva Era venidera. La audiencia privada con el joven Karmapa no fue un accidente, y relatos y descubrimientos futuros en esta línea de pensamiento todavía quedan por desarrollarse de una manera práctica.

Cuando terminé esta meditación, Lama Tenzing pareció sentir lo que había sucedido, pero no dijo nada. Dos meditaciones más en ese mismo salón, en días diferentes, me dieron más información para asimilar. Durante el té en el día de mi partida, sorprendí al Lama observando mi aura de una forma curiosa. Le pregunté qué había visto. Sonrío y dijo, «Es un secreto. No te lo puedo decir ahora.»

Las lluvias copiosas en Darjeeling continuaron por días causando derrumbes masivos. Edificios enteros se deslizaron por las pendientes de las montañas. Esto era una advertencia de lo que vendrá a esta región en el futuro cercano. El Lama dijo, «Ayer tuviste una meditación poderosa con el Guru Rinpoche, ¿verdad? ¿Sabes que cinco minutos después de tu partida del monasterio, hubo un gran derrumbe en el camino subiendo por la montaña? Por un momento nos preocupamos por ti pero nos dijeron que estabas bien. El Gran Guru te estaba protegiendo.»

Al despedirnos, el Lama me dio este mantra para recitar:

OM AH HUNG VAJRA GURU PADMA SIDDHI HUNG

Este mantra atrae el espíritu de la Gran Alma de Guru Rinpoche a nuestra propia mente para unificarlos. Estáis todos invitados a meditar usando este mantra.

Lo que he contado arriba representa solamente la manifestación externa de un viaje interno que continua día tras día. Algunas de las revelaciones recibidas deben esperar a mi desarrollo espiritual interno antes de que sean completamente reveladas. Me dijeron que debo vivir y probar cada una de estas revelaciones antes de poder enseñárselas a otros. Estas revelaciones verán la luz cuando el plano astral haya sido sometido a una mayor limpieza, que se está llevando a cabo actualmente, y la influencia de las Fuerzas Oscuras sobre la tierra haya sido reducida significativamente, de lo contrario se corre el riesgo de que sean repetidas y distorsionadas antes de que la humanidad pueda siquiera hacer el esfuerzo para entenderlas.

También hay individuos localizados en diferentes partes del mundo quienes guardan las llaves de las enseñanzas futuras, y como un rompecabezas que se está componiendo lentamente, estos individuos revelarán su parte para completar las nuevas enseñanzas. Así es como la Jerarquía Espiritual está protegiendo estas enseñanzas diseñadas para preparar a los que están en el Sendero y dignos de confianza en vista de la reconstrucción de la sociedad después de un periodo de grandes catástrofes.

Así que cuando practico el mantra mencionado arriba, las palabras del adepto Justin Moreward Haig regresan a mi mente con más significado, «Aquel que brilla más fuerte que todos nosotros, sabe todo lo que necesitamos saber y nos lo transmite como corresponde. Estamos por siempre en su luz.»

El Amanuense

 

Páginas
1 2 3 4 5 6 7 8 9

Vuelva a la Cumbre

 


Sanctus Germanus Libros

Principal página

Comunícase con Nosotros

©2007 El sitio web entero es protegido bajo la Ley canadiense de Derecho de autor de 1985 y todas revisiones después
y la Convención de Berna. Bien en todo el mundo reservado por la Fundación Sanctus Germanus.